13 ABRIL
19.30 h
al cor gentil

en nombre de myriam, maría, maryam

Travesía musical por las tierras y civilizaciones en las que SE ENSALZÓ la figura de maría

La Virgen María, como icono religioso, es una síntesis de las divinidades femeninas que pululaban por el Mediterráneo oriental hace unos 2.000 años.
El culto a lo femenino o a la Gran Diosa nos ha acompañado desde el Paleolítico y se ha ido concretando de diversas maneras en las diferentes religiones históricas que hoy conocemos. En el año 431, la Virgen María fue declarada oficialmente Madre de Dios, por lo cual heredó el título de Cibeles, a la que los griegos llamaban Mater Theon, es decir, madre de los dioses. 

María, asimiló muchos atributos de estas diosas precristianas, dando lugar así a la concreción de esta compleja herencia: a una figura que siendo siempre universal, continúa siendo controvertida. 

¿Quién es María?

María: madre de Dios en la cristiandad occidental, Maryam: madre del profeta Issa en el Islam: la profetisa Myriam, hermana de Moisés, que encabezó el canto hebreo (Shirat hayam), por la liberación de los egipcios: la Theotokos de la Iglesia bizantina, o María de Magdala, la hipotética líder litúrgica en la primera era cristiana y protagonista del apócrifo Evangelio de María entre otras. Emprender una travesía musical que siga el rastro e incardinación de María en las diversas culturas y religiones universales, supone asumir una peregrinación por formas musicales antiquísimas y plurales; a ella se han cantado y escrito los himnos más antiguos: el akathistos griego, el Canto del mar o Az Yashir, canto de triunfo hallado en un meguilá hebreo entre los siglos VII-VIII, controvertidamente atribuido a Myriam hermana de Moisés, los primeros himnos en lenguas vernáculas de la Alta Edad Media (O maria deu maire), hasta la devoción mariana que en el Cáucaso encontramos desde el S.XIII. 

La universalidad de esta figura ha hecho confluir en ella no solo la figura religiosa, sino el principio arquetípico del ser femenino en toda su pluralidad, y como heredera de la diosa madre de la humanidad que es, ahondar en las manifestaciones musicales que la ensalzan implica emprender un viaje musical por la historia de nuestra identidad. 

Ave María, Salve Eva

INTÉRPRETES

AL COR GENTIL


Paloma Chiner, voz
Júlia Chiner, vielas, sinfonía
Aziz Samsaoui, kanún, ud, saz